Son amplias y cómodas, con la sensación acogedora que da el techo abuhardillado en madera.

Los ventanales se abren hacia las bellas vistas de la Sierra del Cuera o de los Picos de Europa, que iluminan las estancias.